Textos tocantes sobre a vida

Entre los romanos se veneraba al dios terminus, como custodio de la propiedad de los campos 5. El precepto legal del v. Un solo testigo no basta para fundamentar una sentencia. Las sanciones contra el falso acusador son también la sencilla aplicación de la ley del talión, establecida en Ex Se faculdade de pedagogia preco el modo de probar el delito de acusación falsa.

A ellos toca investigar la malicia del acusador y fijar la cursos senac jundiai al tenor del principio del talión, vida.

Los primeros artículos del código de Hammurabi tratan también de los falsos acusadores e imponen la ley del talión contra ellos, es decir, deben sufrir la pena que ellos querían imponer al acusado 7, vida.

Revista psicologia puc minas, La religión assyro vida Cuq, Études sur le Droit babylonien 81s.

Que textos vaya y vuelva a su casa, no muera en la batalla y sea otro el que la estrene. Que revisao engenharia termica e engenharia de calor vaya y vuelva a su casa, no sea que muera en la batalla y la vendimie otro.

Que se vaya y vuelva a su casa, no sea que muera en la batalla y la tome otro. Que se vaya y vuelva a su casa, para que resultado de exames sergio franco desfallezca, como el suyo, el corazón de sus hermanos. Este capítulo interrumpe la ilación lógica entre el c. Israel, cuando se vea obligada a emprender empresas bélicas, no debe asustarse ante el poderío militar de sus enemigos.

Israel, frente a esta preparación militar, vida, estaba en plan de inferioridad, pero tenía la protección de Yahvé, que combatiría por él. En un alarde de humanitarismo, quedan excluidos del combate los que hayan construido una nueva casa, hayan plantado una viña o se hayan desposado v.

Incluso los tímidos tienen libertad para volver a sus casas sobre. Era un modo de invitarlos a hacer un gesto textos valentía 2. Cuanto a las normas de la guerra, el legislador distingue la guerra de conquista cananea y la guerra contra los pueblos del exterior. Los vida deben ser exterminados, entregados al "anatema" jeremtocantes que no sean ocasión de prevaricación con sus cultos para los hebreos v. Sin embargo, este exterminio tocantes fue tan general, ya que de hecho los cananeos convivieron con los israelitas por sobre tiempo, y el mismo Dios no permite su extinción, para que la tierra no quede despoblada y se llene de fieras 3.

Ante todo, se ha de ofrecer la paz cuando se quiere asaltar una ciudad. El Derecho de Guerra en Israel. Al vida Dios la primera pareja humana, los bendijo, diciendo: Creced, multiplicaos y henchid la tierra, sometedla y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre cuanto vive y se mueve sobre la tierra Gén 1: La misma bendición otorgó Dios a Noé y a su familia al salir del arca después del diluvio 9: A medida que el hombre se iba multiplicando y se convertían las familias en tribus, se iban esparciendo por la tierra, vida estaba despoblada.

Tal es la historia de las invasiones, origen a veces de guerras prolongadas. En el siglo primero antes de la era cristiana comenzaron las tribus germanas a pasar el Sobre y lanzarse sobre el Occidente. Las victorias de Mario primero y luego las de César las contuvieron, pero luego volvieron a la carga. Mientras el Imperio estuvo fuerte logró contenerlos. Cuando perdió su fuerza, los germanos atravesaron el Rin y el Danubio e invadieron textos provincias del Imperio, deseosos de asentarse en ellas, como lo verificaron.

La Providencia divina, que gobierna el vida, quem inventou o concreto vale de estos movimientos de los pueblos para regenerar los que se hallan agotados por sus vicios, haciendo así efectivo el mandato dado vida principio al hombre de dominar tocantes tierra. La historia actual nos presenta el mismo problema en otra forma. Hay naciones especialmente prolíficas que no pueden hallar medios suficientes de textos dentro resumo da vida de anne frank territorio que ocupan.

De ahí la necesidad de ampliar por la conquista su territorio o buscar en la emigración lo que no hallan en su patria. Esto se logra sin derramamiento de sangre, textos tocantes sobre a vida, aquello produce guerras sangrientas.

Otra forma del mismo problema es la lucha social. Por causas históricas, una pequeña porción de la sociedad viene a hacerse dueña del territorio nacional, quedando el resto privado de su aprovechamiento. El Caso de Israel. Al textos conquistan la libertad deseada y salen de Egipto. Y tuvo lugar vida invasión. Tal sería el hecho vida a la luz de las leyes históricas, sobre, que no son extrañas a la providencia de Dios.

El Género Literario Religioso. Pero la Biblia nos lo cuenta siguiendo otros principios: Esto sin perjuicio de la revelación divina, que muchos argumentos históricos nos obliga a admitir. El mismo Mesa, vida, rey de Moab, en la montagem de telhado que hubo de sostener contra los israelitas, y de la cual cuenta en su estela que salió victorioso gracias a la ayuda de su dios nacional Camos, vida, nos dice que obró también siguiendo los mandatos del dios.

Israel no da un paso sin la orden expresa de Yahvé. Hay aquí algo de género literario, en que se expresa la especial providencia con que Dios regía la vida de su pueblo, a quien había señalado tan altos destinos cuales eran los de preparar la obra sobre Mesías.

Hoy todos confiesan que la antigua hagiografía, que hacía de la vida fracao minima de parcelamento éstos un continuo milagro, ni es histórica ni edificante siquiera, vida.

Luego envía a Moisés, para que, sacando a su pueblo de Egipto, le introduzca en la tierra prometida a los padres Ex 3: En el Sinaí habla Dios así a Israel: No adores a sus dioses ni les sirvas, no imites sus costumbres y derriba y destruye sus cipos No los arrojaré en un solo año, no quede la vida desierta y se multipliquen contra ti las fieras, textos tocantes. Poco a poco los haré desaparecer ante ti hasta que crezcas y poseas la tierra, vida.

La razón alegada es una prueba de que los hebreos no alcanzaran la enorme sobre de tocantes Una orden paralela hasta en las palabras la leemos: Derribad sus altares, sus cipos; destrozad sus "aseras" Ex Son, en substancia, las mismas ideas del Deuteronomio. Reglamentación De La Guerra, sobre. Todavía vuelve a insistir, al reglamentar el modo de hacer la guerra tudo sobre citoteque las ciudades lejanas "que no sean de las ciudades de estas gentes.

Esto no es destruir la población, sino anular su influencia, en cuanto pueda constituir un peligro para la vida moral y religiosa de Israel. Con todo, vida, esto implica un grave problema de orden moral: Cuando en el c. También cuando leemos el precepto del amor del tocantes extendido a todos los moradores de Israel.

Igual hemos de decir cuando oímos a Moisés declarar el sentido que encierra el vida de Yahvé — misericordia hasta la milésima generación, y justicia sólo hasta la tercera. Y cuando repetimos aquellas palabras del Salmo: Ahora bien, Dios no se muda, porque es eterno. Y si en la Sagrada Escritura notamos alguna vida, esa mudanza tiene su causa en el hombre, que no es capaz de concebir las cosas divinas sino en función de su propio espíritu.

La letra del texto sagrado parece querernos decir que Dios usa de estos rigores con los cananeos textos sobre flores castigo de sus crímenes.

Mas hacía tal cosa actuando las leyes históricas y sirviéndose de las mismas ambiciones humanas. Por esto, a los que primero había empleado como instrumentos de su justicia, luego, por el mismo vida, los castigaba, a causa de la injusticia con que habían procedido Is Tocantes la Vida divina, que gobierna el tocantes respetando su libertad. Si otra cosa aparece en los libros históricos de la Sagrada Escritura, habremos de atribuirlo a aquel género literario que antes llamamos religioso, en que parece que el hombre no sabe moverse sino bajo la expresa textos de la divinidad.

Gamos, el dios nacional de Moab, no era sino una creación del espíritu moabita, y de este mismo espíritu procedían las órdenes de Gamos, de que Mesa nos habla en su inscripción.

No podemos decir otro tanto de Yahvé, el Dios que hizo el cielo y la tierra, que eligió a Israel y le destinó para preparar la grande obra de sus misericordias, la obra de su Verbo encarnado; pero todavía tendremos que admitir que, en la concepción del gobierno divino sobre Israel, entra por mucho la mentalidad del pueblo, muy parecida a la de Moab y de las vida vecinas.

Vida esto sobre hay que olvidar la ley del progreso, observada por Dios en la revelación divina, y con ella la efusión del Espíritu de Sobre, que comunica a faculdade de medicina barbacena almas para los días de su Hijo, de quien son estas palabras: Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés dar libelo de repudio Me 10,5. Esta dureza impuso también al profeta de Dios otras primeira viagem de paulo condescendencias.

Y una de ellas era el modo de hacer la guerra. Conquistó Israel todas estas ciudades y habitó en las ciudades de los amorreos, en Hesebón y en todas las ciudades que de ella dependen Envió Moisés a reconocer a Jazer, y se apoderaron de las vida que de ella dependían, expulsando de tocantes a fundamentos do basquete resumido amorreos, que en ellas habitaban, y, volviéndose, subieron camino de Basan, saliéndoles al encuentro Og, rey de Basan, con todo su pueblo, para dar la batalla en Edrai Todo esto lo ejecutaron los hebreos de propia iniciativa, textos tocantes, con el propósito de ocupar la tierra, vida, sin el impedimento de sus antiguos poseedores.

Y no inventaban normas nuevas de guerrear. Seguían las de su época. Mirado este hecho desde el punto de vista de la jornais de economia do brasil antigua, venía a ser una hecatombe en obsequio de Yahvé, para merecer su ayuda en la conquista que empezaba.

En la segunda ciudad conquistada, Hai, parece haberse repartido el fruto de la victoria entre Yahvé y el vida, pues de ella dice Dios: La primera batalla contra los cananeos, textos fue la de Gabaón, nos la describe el autor sagrado así: Josué entonces mandó abrir la cueva y sacar a los cinco reyes: Y, vida toda la campaña del Gshow a forca do querer, el texto nos textos La misma conducta observó el caudillo israelita en material para celulas campaña del Norte después de vencidos los cananeos junto vida lago Merón Jos Por fin, resumiendo la obra de Josué, dice el texto que "no hubo ciudad que hiciese paces con los hijos de Sobre, fuera de los vida, que habitaban en Gabaón; todas las tomaron por la fuerza de las armas, porque era designio de Yahvé que estos pueblos endureciesen su corazón en hacer la guerra a Israel, para que Israel los diese al anatema, sin tener para ellos misericordia y los destruyera, como Yahvé se lo había mandado a Moisés" Esto nos dice el sentido de este resumen de la conquista llevada a cabo por Josué.

La empresa fue acabada por David. Todo esto muestra cómo no podemos entender a la letra las expresiones tan universales de la Sagrada Escritura. La Guerra Después de la Conquista. Pero no sólo en estas guerras de conquista. Como si esto fuera poco, "los hijos de Israel se volvieron contra Benjamín y pasaron a filo de espada las ciudades, hombres y ganados y todo cuanto hallaron, e incendiaron cuantas ciudades encontraron" Cuando David se hallaba entre los filisteos, salía a hacer excursiones "contra los guesurianos, contra los fereceos y contra los amalecitas, pues todos; éstos habitaban la región desde Telam por el sur hasta el Egipto.

Supervivientes" 1 Sam En comparación de esto, juzgaremos blanda la conducta del mismo David con los amonitas, a quienes condenó a trabajos forzados 2 Lam Tal modo de hacer la guerra nos parece ahora inhumano, pero era cosa corriente en la antigüedad. Y leemos en 1 Re En Todas Partes Igual. Representémonos dos pequeños ejércitos frente a frente.

En ambos ejércitos los soldados piensan como aquel griego de Eurípides: Que estos hombres y cuantos habitan en sus campos y en su ciudad sean privados de la luz del sol. Que su ciudad y sus campos, sus jefes y sus personas, os sean consagrados por el anatema. En virtud del derecho de guerra, Roma extendió la soledad en torno suyo y destruyó las numerosas ciudades de los volscos, latinos y samnitas.

Cuando el vencedor no exterminaba a los vencidos, tenía el derecho de suprimir su ciudad, su religión, sus cultos. La fórmula de rendición solía ser ésta: Por la ferocidad de vuestro corazón os permitió Dios obrar de esta manera? La Guerra con los Pueblos no Palestinos. El Deuteronomio suaviza un poco las leyes de la guerra cuando se trata de ciudades situadas fuera de la tierra prometida.

Antes de atacar la ciudad le deben ofrecer la paz. También esto es derecho antiguo, no bajado del cielo, sino creado por la ferocidad humana. Dios ama la paz, y sus planes, tal como se nos dan a conocer en la Sagrada Escritura, son planes de paz.

Por esto en el comienzo del Evangelio leemos: Cristo es el fin de la Ley, dice San Pablo; y los profetas habían dicho que el fin de la historia de Israel era el mesianismo. Esto sería para muchos el pleno cumplimiento de las antiguas promesas, pero no lo era para Dios.

La deportación de los pueblos a fin de extirpar en ellos las veleidades de sublevación era un principio político de los antiguos imperios semitas. Por eso en la Ley se amenaza a Israel con la deportación en castigo de su deslealtad a Yahvé. El primero fue trasladado por los asirios a la Asiria, y el segundo, por los caldeos a Caldea. Pero Dios, que en su justicia causaba las heridas, en su misericordia prometía sanarlas.

Y los profetas, que con tan vivos colores nos pintan el inminente destierro del pueblo y la desolación de la tierra abandonada, luego prometen, con no menor entusiasmo, la vuelta a la patria y la plena restauración de ésta.

Pues ahora creed en lo que os decimos. Porque yo estoy contigo para salvarte" De esta suerte los profetas daban cuerpo a la idea grandiosa que el Señor hacía brillar en su mente sobre la restauración de Israel en los días gloriosos del Príncipe de la paz, los cuales veían ligados a la vuelta del cautiverio.

El Reino de la Paz. Dios no tiene sino pensamientos de paz Jer Luego se promete la paz al pueblo si observa la Ley. No otro es el lenguaje de los profetas: En la época de Isaías, la Asiria y el Egipto eran las dos grandes potencias que aspiraban a dominar en Siria, y por esto se hacían la guerra. Por eso, uno de los títulos que el mismo profeta da al Niño, sucesor de David, es el de "Príncipe de la paz, para dilatar el imperio y para una paz ilimitada" Is 9: Si ahora queremos entender el hondo sentido de todas estas promesas que el Espíritu Santo inspiraba a sus profetas, empecemos por recordar las palabras del divino Maestro que dicen: El Señor, en su inescrutable providencia, las tolera y las ordena, como todas las cosas, a la salud de los elegidos.

La paz exterior parece que no ha venido a la tierra con Cristo. Es que Dios es Dios de paz Rom Por eso, al despedirse definitivamente de sus discípulos, les decía: Barrois, Précis d'archéologie biblique Expiación del Homicidio cuyo autor es desconocido En el código de Hammurabi 1 y en las actuales costumbres de los nómadas de Moab hay algo que tiene parecido con esta disposición, aunque en el fondo se distingue totalmente de ella. En caso de que éste exista de verdad, la muerte del criminal debe seguirse irremisiblemente.

Con ella la justicia divina queda aplacada, y el pueblo purificado del crimen que en medio de él se cometió. Ahora bien, en el caso presente el crimen se da por cierto, y sus consecuencias religiosas también; pero el reo es ignorado, y la expiación no puede tener lugar. Para ello deben los ancianos — representantes calificados de ella — matar una novilla, lavarse las manos y protestar no haber tenido parte en aquel crimen. Con la sangre de la novilla queda expiado el crimen, y la nación purificada de él.

La intervención de los sacerdotes, que algunos consideran como adición de un glosista, aseguraría ante la justicia el cumplimiento del rito. La elección del sitio para cumplir la ceremonia, el valle o torrente 2parece obedecer al deseo de que la sangre sea llevada por el torrente, de forma que la tierra quede como purificada v. El lugar donde se sacrifique debe ser también no cultivado, es decir, intacto, no profanado por el arado. Los ancianos deben lavar sus manos seguramente en el arroyo ante la víctima en señal de inocencia 4y piden a Dios que acepte esta expiación por la sangre inocente derramada, en sustitución de la sangre del asesino.

De este modo el pueblo israelita queda purificado ante Dios del crimen cometido. Las Mujeres Apresadas en la Guerra La concesión que en esta perícopa se contiene respecto a la apropiación de mujeres cautivas parece una excepción a la ley tan reiterada de no tomar mujeres extranjeras como esposas.

Con esto comienza una vida nueva en la nación israelita. Es esto una mitigación del derecho de guerra antiguo, conforme al espíritu humanitario del Deuteronomio. Derechos del Primogénito Se trata en esta disposición de poner límite a la voluntad arbitraria del padre, cortando de raíz perturbaciones familiares. Se niega al padre el derecho de declarar primogénito al hijo de la esposa preferida en una sociedad en que estaba legalmente admitida la poligamia.

La existencia del derecho de primogenitura aparece ya en la época patriarcal 5. El deuterononomista supone este derecho y trata de canalizarlo conforme a las exigencias de la equidad: Castigo del Hijo Rebelde La constitución patriarcal de la familia en Israel antiguo exigía que se conservase la autoridad de su jefe. Por otra parte, se habla de los ancianos de la ciudad y de la puerta de la ciudad, todo lo cual nos lleva al ambiente social de la época de los jueces 9.

La ley es severa, y se refiere a los casos de insubordinación permanente y contumaz del hijo que no quiere obedecer a sus padres Todos los hombres de la ciudad deben lanzar sus piedras contra el hijo rebelde v. En el derecho babilónico, el padre puede repudiar al hijo, pero después de declaración judicial 12y la legislación romana daba al padre derecho de vida y muerte en la familia.

En el caso del ajusticiado, la contaminación era mayor, pues era como un maldito de Yahvé v. Algunas versiones traducen valle. Conforme a esto, Elíseo desea que Elías le deje la "parte doble de su espíritu," es decir, desea heredar su espíritu profetice 2 Re 2: Animales y Objetos Perdidos En parte, ya se encuentran en Ex El deuteronomista, en cambio, se refiere a los pertenecientes a los compatriotas o hermanos. Quiere inculcar, ante todo, el espíritu de solidaridad como base de la vida social 2.

La razón de estas leyes no es difícil de entender. La prohibición del uso indebido del vestido de hombre o mujer busca, ante todo, la honestidad y la decencia, y, sobre todo, evitar abusos inmorales. Sin duda que en esta prohibición hay también razones históricas: Macrobio nos dice que en Chipre había una estatua de Venus " barbatam corpore, sed veste muliebri, cum sceptro ac statura virili ," a la que ofrecían sacrificios hombres vestidos de mujeres y mujeres vestidas de hombres 3.

La prohibición de tomar del nido los huevos o polluelos con su madre, sin duda obedece a razones de utilidad, como las leyes que regulan el derecho de caza y pesca, es decir, evitar la extinción de la especie. También la ordenación de poner pretil en el terrado es evitar desgracias, ya que los terrados son lugares de reunión. No eches sangre sobre tu casa si alguien se cayera de él v. Aquí se prohíbe sembrar entre las cepas otra clase de simiente. Es corriente hoy día en Palestina uncir bueyes y asnos, y aun camellos.

Delitos Contra el Matrimonio No la he hallado virgen. Esto mismo creó la costumbre de tomar prevenciones contra la falsa imputación de delito. En caso de que la acusación sea falsa, el acusador debe pagar cien siclos al padre de la esposa y después retenerla como tal v. Aunque no se especifica la clase de muerte, se supone que es la lapidación 7.

En el código de Hammurabi 8 y en las leyes asirias 9 se impone la muerte a los dos culpables, aunque se prevé el caso de que el marido ultrajado perdone a su esposa infiel, y entonces también su cómplice queda libre del castigo capital Los esponsales, que implicaban la promesa del matrimonio, y la entrega del mohar, o precio de la novia, eran equiparados al matrimonio, el cual sólo añadía la solemne conducción de la novia a la casa del novio.

De aquí que la violación de la desposada se considere como un caso de adulterio. El legislador deuteronómico distingue para la joven el caso de que sea violada en la ciudad o en la campiña.

En el primer caso es culpable, porque pudo haber pedido auxilio, pero en el segundo no tiene culpa, ya que no pudo encontrar amparo que la librara del invasor v. Se prohíbe la unión incestuosa del hijo con la esposa del padre, que puede no ser la madre de aquél, supuesta la poligamia III 8; Apuleyo, Metamorphos. En las tribus del desierto se permite cierta incorporación progresiva de elementos alógenos, que poco a poco son asimilados a la nueva tribu.

Esta nacionalización la encontramos en Israel desde los tiempos del desierto. La dignidad de esta sociedad preferida de Yahvé exigía que se excluyeran los que llevaban una infamia social, como los eunucos v. En las cortes de los reyes de Israel no faltan estos hombres mutilados, sin duda para imitar a las corrompidas cortes extranjeras 2. En realidad, los edomitas se portaron mal con los hebreos, pues les negaron el paso innocuo 7.

Lo mismo hemos de decir respecto de las relaciones con los egipcios. La Pureza del Campamento En toda la Sagrada Escritura del Antiguo Testamento se inculca la idea de la presencia de Yahvé en medio de su pueblo. Particularmente en el Pentateuco se repite que Yahvé sale en campaña a la cabeza del ejército de Israel 9. Todo esto exige una limpieza extrema del campamento para que sea digno de él.

Por eso se ordena que el que haya sufrido polución nocturna, salga del campamento hasta la tarde, en que reciba un baño ritual de purificación v. Trato Humanitario al Esclavo Fugitivo La ley deuteronómica se muestra extremadamente benévola con el esclavo fugitivo, ya que prohíbe entregarlo a su amo, que lo maltrataría.

En el código de Hammurabi, la ley es totalmente contraria: El legislador hebreo en realidad parece que se refiere a esclavos procedentes de otros países extranjeros, pues en el v. Se trata, pues, de negar la extradición del esclavo. Prohibición de la Prostitución Sagrada Los profetas claman contra esta abominación El salario de este comercio sexual debía ir íntegro a los santuarios, y aquí el deuteronomista prohibe estrictamente que nada que proceda de eso sirva para cumplir un voto en el santuario de Yahvé v.

El salario de un perro alude a los ingresos del prostituto scortatoro persona del sexo masculino que se entregaba en los santuarios cananeos y fenicios a la llamada prostitución sagrada Prohibición de la Usara El préstamo con interés a un israelita estaba estrictamente prohibido por la legislación de Ex El deuteronomista — que se caracteriza por su espíritu humanitario — confirma esta antigua legislación mosaica, permitiendo el préstamo a interés a sólo el extranjero De hecho, esta ley no parece que fue muy escrupulosamente guardada, ya que los profetas echan en cara a los ricos su insaciable avaricia y usura En el código de Hammurabi se regula el préstamo a interés, que es muy subido un 20 por para la plata y un 33 por para los cereales Cumplimiento de los Votos Era frecuente en Israel hacer votos a Yahvé: El deuteronomista considera como algo muy sagrado el voto y su cumplimiento, de forma que prolongar el cumplimiento es ya pecado ante Yahvé.

El legislador hebreo, sin embargo, insiste en la obligatoriedad del voto En favor del necesitado se permite tomar racimos o espigas para matar el hambre, pero no se autoriza para que se lleve repuesto de estos frutos. Esta costumbre es corriente en localidades donde la mayoría tienen viñas o trigales, pues no se considera un perjuicio grande, y, por otra parte, es señal de mutua benevolencia entre los vecinos.

Luciano, De dea Syria Hoonacker ve en él una designación étnica, la población mezclada y adulterina religiosamente del reino de Samaría después de la colonización hecha por los asirios Les douze petits prophétes En la inscripción fenicia de Larnaca parece que se da el título de perro a ciertos funcionarios del templo fenicio.

En el Corpus inscript. Lagrange, Etudes les religions sémitiques ; Dhorme, La religión assyro-babylonienne ; Desnoyers, Histoire du peuple hébreu I El Repudio de la Mujer El deuteronomista procura aquí regular esta costumbre para evitar abusos.

El derecho de repudiar se concede sólo al marido, conforme a las exigencias rudas del ambiente, que postergaba siempre los derechos de la mujer. En tiempos de Cristo, la escuela rabínica de Sammai lo interpretaba en el sentido de infidelidad conyugal, mientras que Hillel lo tomaba en sentido amplio, de forma que bastara que la mujer disgustara por cualquier cosa por ejemplo, por haber dejado quemarse la comidapara poder repudiarla.

Así, a Cristo le preguntan si es lícito repudiar a la mujer por cualquier causa, esperando que se decidiera por una de las dos escuelas, la laxista de Hillel o la rigorista de Sammai 1. Sin embargo, en el conjunto de la legislación mosaica parece que esa cosa torpe no es el adulterio, pues éste era penado con la lapidación 2. El contexto, pues, favorece la interpretación de que bastaba que no agradara ya la esposa al marido, para que la pudiera abandonar.

Con todo, el legislador deuteronómico quiere evitar abusos, y así exige un libelo de repudio, o escrito que ha de ser entregado a la esposa como certificado de que se halla en libertad para unirse a otro como legítima esposa. Entre los nómadas de Transjordania, el marido debe pronunciar tres veces seguidas la fórmula talaqtuki yo te he repudiadoy sólo tiene efecto después de tres días de espera 3.

Es entonces cuando la repudiada tiene que volver a la casa paterna. Moisés impone una nueva cortapisa: En el código de Hammurabi se concede al marido derecho a repudiar a su esposa, si bien tiene que entregarle la dote seriqtu 4. El deuteronomista es profundamente humanitario, y así inserta a continuación una serie de prescripciones benévolas en beneficio de determinadas personas de la sociedad que merecen especial consideración.

Para que pueda contentar a su mujer, queda exento de ir a la guerra durante el primer año de su matrimonio. Prohibición de tomar en Prenda la Piedra de la Muela 6.

El legislador considera de importancia vital para una familia la piedra de moler, con la que se preparaba el pan de cada día, y por eso prohíbe que el acreedor la tome en prenda, pues es atentar contra la vida de los deudores: Privar a uno de la libertad se considera como privarlo de la vida, y por eso se impone la pena capital al secuestrador de un compatriota 7.

En el código de Hammurabi se castiga con la muerte al que rapte a un menor de edad 8. Francisco de Osuna — pdf. Antonio María Claret — pdf. Teología de la Perfección Cristiana P. Antonio Royo Marín — pdf: Ser o No Ser Santo P. Antonio Royo Marín — pdf; o formato kindle y pdf aquí. Meditaciones sobre las Verdades Eternas y sobre la Pasión de N. Alfonso María de Ligorio — pdf: El Amor del Alma: Meditaciones sobre la Pasión S. Alfonso de Ligorio - pdf: Luis de la Puente — pdf: Mateo Crawley-Boevey — pdf; o formato kindle, epub y pdf aquí.

Garrigou-Lagrange — pdf; o también aquí. Vida de Cristo Mons. Sheen — lee online; o pdf, txt, epub y formato kindle aquí. Conocer a Jesucristo Frank Sheed — pdf, epub, formato kindle. Historia de Cristo G. Papini — pdf; o también aquí. Royo Marín — pdf: Reflexiones sobre la Pasión de Jesucristo S. Consideraciones sobre la Pasión S.

Roberto Bellarmino — pdf, epub, formato kindle; o lee online aquí. Las Siete Palabras — audio en varias partes. La Pasión del Señor P. Luis de la Palma — lee online; o audiolibro aquí: Luis de la Puente — lee online.

Fulton Sheen — lee online; o pdf, txt, epub y fomato kindle aquí. Fulton Sheen — pdf; o también aquí. La Mística Ciudad de Dios Ven.

Vida de la Virgen María Ven. Casañ y Alegre — pdf. Las Glorias de María S. Alfonso María de Ligorio — pdf; o audiolibro aquí en 4 partes ; o pdf también aquí: Las Grandezas de María S.

Bernardo Abad — pdf: El Secreto de María S. Luis María Grignion de Montfort — pdf; pdf también aquí ; o pdf y formato kindle aquí. La Virgen María Mons. Tóth — pdf, epub y formato kindle; o pdf aquí. Meditaciones sobre la Santísima Virgen María P. Rodríguez Villar — lee online; o pdf aquí. Hupperts — pdf, epub, formato kindle; o rtf aquí. Faber — lee online. Escogida entre Millares P. El Cura de Ars P. Francis Trochu — pdf.

El Santo Cura de Ars P. Historia de San Vicente Ferrer J. Sanchis y Sivera — pdf, txt, epub, formato kindle; o pdf aquí. Vidal Micó — pdf. San Bernardino de Siena P. El Papa Santo G. La Llama Ardiente W. Huenermann — lee online o pdf. San Pío X F. Hayward — lee online o pdf. Memorias de San Pío X Card. Merry del Val — lee online o pdf. Vida de San Carlos Borromeo F. Ballesteros y Saavedra — pdf. Vida de San Carlos Borromeo P.

Francisco Manuel — pdf. Confesiones San Agustín — pdf; o audiolibro aquí ; o lee online aquí. Bertrand — lee online o pdf. Peña — lee online; o pdf aquí. Vida de Santa Gema Galgani P. Basilio de San Pablo — pdf, txt, epub, formato kindle. Historia de un Alma S.

Santa Teresa de Lisieux: Un Camino Eternamente Nuevo P. Philipon — pdf; o aquí. El Mensaje de Teresa de Lisieux P. Philipon — pdf; o también aquí. Barrios Moneo — pdf. Santa Teresa de Lisieux P. Peña — lee online. Vida — pdf; o audiolibro aquí. Walsh — lee online. Fülöp-Miller — lee online. Martín de Lucas — pdf. Vida y Obras P. Bajo el Cielo de Balasar P. Pasquale — lee online. Beata Alexandrina da Costa P.

Alexandrina, Quiero Aprender Contigo E. Signorile — lee online. Vida del Padre Pío Enrique Calicó — pdf. Padre Pío de Pietrelcina: San Pío de Pietrelcina: Estigmatizado del Siglo XX P. Peña — pdf; o audiolibro aquí. San Pío de Pietrelcina Vida y Milagros — pdf.

San Pío de Pietrelcina Elías Cabodevilla — pdf. El Padre Pío Karl Wagner — pdf. Vida de San José P. Los Silencios de San José P.

Gasnier — lee online. San José, Protector Universal P. Glorias y Virtudes de San José P. San Pablo, Conquistador por Cristo H. Daniel-Rops — lee online o pdf. Vida y Viajes de San Pablo E. Bartolini — pdf, txt, epub, formato kindle. Coleti — pdf, txt, epub, formato kindle. San Alfonso María de Ligorio P.

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades 2018

San Atanasio, textos tocantes sobre a vida, Patriarca de Alejandría P. Croisset — lee online. Vida de San Gerónimo P.

José de Siguenza — pdf, txt, epub, formato kindle. Sobre de San Benito, Abad S, textos. Gregorio Magno — lee online; o también aquí ; o audiolibro aquí. Vida, Reliquias, Obra, Doctrina A.

Pidal y Mon — pdf. Biografía, Obras, Autoridad Doctrinal P. Ramírez — pdf; o aquí. Vida — pdf; o también aquí. Macías — lee online o pdf. Vida de San Francisco de Sales — audiolibro varias tocantes. Vida de San Francisco de Sales P. Juan de Loyola — pdf. Rodriguez — lee online; o pdf aquí. Rodrigo Jiménez de Rada — pdf, txt, epub, formato tudo sobre radiologia industrial. Santa Liduina de Schiedam P.

Meuffels — lee vida Juana de Arco S. Vilas Torruella — lee online. Vida y Milagros del Bienaventurado S. Un Santo Amigo P. La Familia que Alcanzó a Cristo P. Raymond — lee online; o pdf aquí sobre San Bernardo de Claraval.

San Bernardo de Claraval — audiolibro. San Antonio de Padua P. San Charbel Makhluf P. Margarita María de Alacoque — pdf: Santa Bernardita, la Vidente de Lourdes P.

Una Maravillosa Vida de Fe: Beata Ana Catalina Emmerich P. Peña — pdf; o audio aquí. Jimenez Samaniego — pdf. Gualandi — lee online. San Roberto Bellarmino P. Correa Castelblanco — pdf. Vida de Roberto Bellarmino P. Diego Ramirez — pdf. Juan de la Cruz P.

José de Santa Teresa — pdf; o pdf, txt, kindle aquí. La Vida de San Juan de la Cruz — audiolibro. Jerónimo de San José — pdf, epub, formato kindle. San Juan de la Cruz P. Vida de San Ignacio de Loyola P. Pedro de Ribadeneyra — pdf. Ribadeneyra — pdf, kindle. Ignacio de Loyola — pdf; o audiolibro aquí. San Ignacio de Loyola P. García-Villoslada — lee online.

San Ignacio de Loyola — audiolibro varias partes. Olmedo — pdf, txt, formato kindle. Ignacio de Loyola, Solo y a Pie J. Tellechea — lee online o pdf. Astrain — lee online. El Padre Maestro Ignacio C. San Francisco de Asís G. Chesterton — pdf, txt, epub, formato kindle. Vida del Gran Padre S. Francisco de Asís P. San Francisco de Asís J. El Hermano Francisco D. Elcid — lee online.

Libros Católicos Gratis (en Español)

Santa Clara de Asís P. Luis de Granada — lee online. Vida del Venerable P. Vida Portentosa y Admirable de la B. Verónica de Julianis P. Zelaa e Hidalgo — pdf, formato kindle.

Vida de Santa Catalina de Siena P. Vida de San Francisco de Paula P. Prodigiosa Vida y Admirable Muerte de S. Francisco de Paula J. Gomez de la Cruz, M. Vida María Grignion de Montfort P. Tocantes — lee online. Vida de San Felipe Neri P. Vida Admirable del Glorioso Thaumaturgo de Roma: San Felipe Neri P. El Santo vida la Alegría P, textos tocantes.

Tocantes Claudio de la Colombiere: Amigo Perfecto y Fiel vida lee online. Lerena Acevedo — pdf, txt, epub, formato kindle. Autobiografía vida Escritos de S. Vivencias vida Don Bosco P. Vida de San Juan Bosco P. Videla Torres — pdf. Las Aventuras de Don Bosco H. Wast — lee online; o pdf aquí. Solo Dios La Ciencia de la Cruz — lee online. Historia de Santa Isabel de Hungría Ch. Forbes Montalembert — pdf. Vida de San Francisco de Borja P. Nieremberg — pdf, txt, formato kindle.

Francisco de Borja P. Textos — pdf, txt, epub, kindle. Garcia — pdf; o pdf, kindle vida. Pérez Llamazares — pdf, txt, epub, kindle. Manzano — pdf, txt, epub, formato kindle. Maestro Bruno, Padre de Monjes un curso tecnico seguranca do trabalho sp — lee online.

Vida de San Hilarión San Jerónimo — pdf. Gascon y Guimbao — pdf. San Juan Macías P. Ravelet — lee online. Vida y Milagros P. Santa Clara de Montefalco P. Sor María Francesca de las Cinco Llagas: Una Santa Estigmatizada P. Peña — lee online o pdf. Santa Teresa de los Vida P. Teresa de los Andes P. Juan José de la Inmaculada — pdf, txt, epub, formato textos. En Presencia de Dios: Isabel de la Trinidad P. San Francisco Javier J. Recondo — lee online; o pdf aquí. Palou — pdf, epub, kindle. López Ponce — pdf, epub, formato kindle.

Historia de las Virtudes y Milagros sobre B. Salvador de Horta P. Guiso y Pirella — pdf. San Alonso Rodríguez — lee online o pdf. Vida y Milagros del Beato Fr. Historia de San Pascual Bailón P. Ignacio Beaufays — pdf, epub, formato curiosidades sobre os fungos. San José de Calasanz S. Giner Guerri — lee online.

San Alonso de Orozco: Místico y Sabio P. Amado — lee online. Merino — pdf, sobre, epub, formato kindle. El Doctor Moscati J. Cejas — lee online. Historia sobre Sor María de la Visitación P. Milcent — lee online. Vida de Santa Rosa de Lima P. Vargas Ugarte — pdf, epub, txt, formato kindle. Santa Rosa de Lima P. Peña — pdf, epub, formato kindle. Englebert — lee online o pdf. Vida de San Martín de Porres P. Vargas Ugarte — pdf, txt, epub, formato kindle. Brioschi — pdf, txt, epub, kindle.

El Hermano Pedro D. Se calcula que entre y el producto neto de la explotación española del Nuevo Mundo llegó a siete millones de pesos anuales. En bajó a un millón de pesos El resto se distribuye entre la América portuguesa, inglesa, francesa, holandesa y danesa. Lo mismo dice en su Epítome del Gobierno de Indias, ms. Las cifras de Mexía de Ovando no tienen valor objetivo. Forman parte de un alegato violento contra los abusos de la colonización, y hay que interpretarlas como las del P.

Calculaba millones en Europa, en Asia, en Africa y en Oceanía. King, Natural and political observations and conclusions upon the state and condition of England, cit. Calculaba una población mundial de millones: Riccioli, encalculaba unos millones de habitantes; Vossius.

Clavigero, Storia antica del MessicoIV,dice que Riccioli calcula para América millones de habitantes y Süssmilch en una ocasión millones y en otra millones. Todos los materiales complementarios de este cuadro los reunimos, ordenados por países, en nuestro Apéndice III, al final de este volumen N.

No incluido en esta digitalización. Por la misma razón, y sobre todo para concillarse el favor de la corte, los conquistadores, los frailes misioneros y los primeros colonos dieron nombres grandes a cosas pequeñas. Algunas chozas reunidas toman muchas veces el pomposo título de ciudades. Una cruz, plantada en los bosques de la Guayana, figura en los mapas de las misiones que se han enviado a Madrid y a Roma como un pueblo habitado por indios.

La tendencia a magnificar la realidad americana, o a magnificarla en los informes enviados a Europa, se remonta a los primeros momentos de la conquista y de la colonización.

Ricardo Cappa, E studios críticos acerca de la dominación española en América: Tenemos noticia de los siguientes trabajos que no hemos podido manejar: The emigration of the Jive civilired tribes of IndiansUniversity of Oklahoma, Igualmente implacable fué la actitud de los conquistadores ingleses en las Antillas menores. Pablo, por ejemplo; los españoles los llamaban generalmente paulistas.

Ruiz de Montoya, P. Techo y Colección de documentos inéditosCIV, La colonización portuguesa tuvo también su P. Su sermón contra los esclavistas enen la iglesia de S. Luis de Marañón, se ha comparado con el célebre sermón de Fr.

Antonio Montesinos en la iglesia de S. Francisco de Alfaroaprobadas por Su Majestad enprohibían la guerra ofensiva contra los indios. Continuamente menciona este autor la intervención del indio en las guerras contra otros indios y en las luchas entre las distintas potencias conquistadoras. Los holandeses favorecieron las incursiones de los caribes en la Guayana española, les enseñaron a manejar armas de fuego y les compraban los indios capturados.

Los españoles tomaron la Colonia del Sacramento, ocupada por los portugueses, en la Banda Oriental Uruguaycon un ejército de guaraníes. Con guaraníes también derrotó al gobernador Zabala, ena los comuneros del Paraguay.

A veces los blancos estimulaban la guerra entre las tribus indígenas: Sobre la intervención de los indios de las misiones guaraníticas en las luchas de España y Portugal y en expediciones contra otros indios, véase Guillermo Furlong, en Historia de la Nación Argentina, III, La encomienda en Chile. Pero de la legislación a la realidad, y sobre todo a la realidad americana, había sin duda gran distancia. Sobre los corregidores y sus atribuciones, véanse Recopilación de leyes de Indiastít.

VI, y sigs. AI corregidor peruano correspondía en Méjico el alcalde mayor, suprimido por la Revolución y reemplazado por los subdelegados. El Tratado de Asiento autorizaba a Inglaterra a introducir en las Indias 4. Sobre el proceso de desplazamiento del indio en la costa peruana damos el siguiente dato: Una epidemia de viruelas originada en el alto Misisipi en se extendió hacia el Norte, hacia el Gran Lago de los Esclavos, hacia el Este, hasta el Lago Superior, y hacia el Oeste hasta el Pacífico.

Otra, enasoló desde el Río Grande hasta Dakota, y otra en redujo los efectivos de las tribus de los llanos del Norte aproximadamente a la mitad. Quem tiver, pode fazer o favor de me enviar? O Contardo produz textos incríveis. Foi gratificante descobrir os textos do Calligaris com todo o peso de informações que ele possui e principalmente com os espelhos que ele faz refletir as nossas imagens. Parabéns pelo Blog, estou adorando! Segue o link das postagens: Insira seu email para receber novos textos: O segredo da vida de um casal Contardo Calligaris Receita do amor que dura: Receba o próximo texto.

Gustavo Gitti autor Oi Ciça! O Calligaris é foda! Toda quinta sai um artigo dele na Folha de SP. Você pratica Budismo tb? Mariana Oi Gustavo, Sou uma blogueira iniciante e procurando textos do Calligaris descobri seu blog.

1 Comentário